27 julio, 2011

Carta desde muy lejos


Ella me escribió una carta desde un pequeño
cuarto cerca al Sena.
dijo que iba a asistir a clases de
baile. Se levantaba, dijo
a las 5 en punto de la mañana
y escribía a máquina poemas
o pintaba
y cuando sentía deseos de llorar
tenía una banca especial
junto al río.

Su libro de Cantos
se iría
en la Caída.

No supe qué decirle
pero
le conté
que haría sacar cualquiera de los dientes dañados
y tener cuidado del amante
francés.

Puse su foto junto al radio
cerca del ventilador
y se movió
como algo
vivo.

Me senté y lo observé
hasta cuando ya había fumado
5 o 6
cigarrillos que quedaban.
Entonces me levanté
y me fuí a la cama.

-----------------------------Charles Bukowski

19 julio, 2011

Silencio

silencio reparador
silencio que espera
lleno de ansiedades
silencio amigo
silencio, por suerte
enemigo del olvido
silencio que colecciona recuerdos
y guarda besos en los bolsillos
abrazos sin estrenar
silencio que no se conforma con ser silencio
ruego del que espera
silencio deletreado
s-i-l-e-n-c-i-o
silencio separado en sílabas y con aplausos
si-len-cio
silencio en colores y repetido silencio
silencio ausente...
te extraño en silencio
te escribo en silencio
me río en silencio
tango que silbo en silencio
lluvia que cae despacio y en silencio
silencio con horrores ortográficos
cilensio
silence (y yo que te conocí desde chiquitito)
silencio que espero
silencio que no se conforma con ser silencio
silencio no es una separación de dos renglones

silencio que acompaña a una palabra
silencio compañero
revelador de secretos
amigo inseparable
fiel y discreto silencio
silencio ¿cuanto tiempo hemos caminado juntos?
silencio querido
silencio te despido esta noche
para que mañana
despiertes en silencio
silencio
en este silencio te extraño
en silencio te escribo
te doy un beso en silencio
cierro mis ojos en silencio
respeto este silencio y tu silencio
guardo mis mejores recuerdos en silencio
siilencio
silencio te nombro.

------------------------[GP]*

12 julio, 2011

Despertar


Entra la luz y asciendo torpemente
de los sueños al sueño compartido
y las cosas recobran su debido
y esperado lugar y en el presente
converge abrumador y vasto el vago
ayer: las seculares migraciones
del pájaro y del hombre, las legiones
que el hierro destrozó, Roma y Cartago.

Vuelve también la cotidiana historia:
mi voz, mi rostro, mi temor, mi suerte.
¡Ah, si aquel otro despertar, la muerte,
me deparara un tiempo sin memoria
de mi nombre y de todo lo que he sido!
¡Ah, si en esa mañana hubiera olvido!

------------Jorge Luis Borges